web maker

La vulva, el pene y el maravilloso mundo de los nombres genitales

Estamos lanzados y lanzadas como padres y madres a hacer educación sexual y como ya sabéis, no nos cansamos de decir que TODO educa; una mirada, un gesto, una palabra… por eso hoy queremos comentar el maravilloso mundo de los nombres genitales. 
Es digno de estudio la variabilidad de nombres que le ponemos a esas partes del cuerpo que a veces nos da vergüenza nombrar. Es curioso cómo al final terminamos llamando a los genitales de millones de formas diferentes excepto por su nombre real. 

Cuando nuestros hijos e hijas son pequeños tendemos a tratar los genitales como algo “especial”. Y decimos especial porque no conocemos otra parte del cuerpo que tenga más nombres que la vulva y el pene. El pie se llama pie, la oreja se llama oreja, la mano es mano y hasta el culo es culo… o si nos apuras culete. Pero la vulva y el pene tienen un tratamiento especial que queremos analizar en este artículo. 


"Es curioso cómo al final terminamos llamando a los genitales de millones de formas diferentes excepto por su nombre real".

Generalmente, y dependiendo del lugar geográfico en el que nos encontremos, los genitales tienden a denominarse de muchas formas distintas; gusanito, salchicha o pichurrina si nos referimos al pene o almejita, pepete, o chumino si nos referimos a la vulva (Hay muchos más, pero estos son sólo algunos). 

¿Debemos denominar a los genitales por su nombre? ¿Es bueno proponer algún otro término “menos claro”?.

Pensemos por un momento como padres y madres, ¿qué es lo peor que puede pasar si mi hijo o hija denomina a la vulva “vulva” y al pene “pene”? 
Por más que lo intentamos no conseguimos ver lo negativo. 

Muchos de vosotros y vosotras estaréis pensando qué tiene de malo ponerle a los genitales algunos motes o nombres cariñosos cuando los niños y niñas son pequeños y desde luego, no hay nada de malo siempre y cuando nuestros hijos e hijas sepan que además de llamarle almejita o gusanillo el nombre correcto es vulva y el nombre correcto es pene. 

Lo que sí es importante es que esos nombres cariñoso que vamos a ponerle a los genitales cuando hablamos con nuestros hijos e hijas no sean nombres que denoten “suciedad”, “negatividad” o “asco”, es decir, si utilizamos nombres que tengan una connotación despectiva o negativa estaremos educando a nuestros peques a dar por hecho que lo que tenga que ver los genitales será algo sucio y negativo. Si vamos a darle nombres a los genitales debemos intentar que éstos no tengan connotaciones negativas y que sean cariñosos y positivos.

No olvidemos que aún así, debemos denominarlos por su nombre real y enseñarles a nuestros hijos e hijas que además del nombre que queramos ponerle, los genitales tienen un nombre técnico ; pene y vulva.


Si tienes dudas o necesitas asesoramiento sexológico profesional, 
¡Podemos ayudarte!

Telf: +34 717 702 902
Email: info@anses.es