build your own site for free

Sequedad Vaginal y Erótica.
¿Dos mundos compatibles?


En ocasiones, nuestra vagina puede sufrir cambios debido a múltiples factores que hagan que notemos cierta sequedad en esa zona. Generalmente la sequedad vaginal nos dificulta aquellas relaciones eróticas con penetración y puede derivar en relaciones coitales dolorosas. 

¡Echemos un vistazo a las causas y a cómo podemos hacer frente a esta situación!

¿Por qué puedo tener sequedad vaginal?

Desde el plano médico, uno de los aspectos que nos pueden llevar a notar que nuestra vagina no está bien lubricada, es la bajada de estrógenos. Los estrógenos son hormonas sexuales, típicamente femeninas, aunque los hombres también las desarrollan pero en menor medida, y se originan en los ovarios y en las glándulas suprarrenales (que son dos glándulas pequeñas y monísimas de forma triangular que se encuentran encima de los riñones). Estos estrógenos tienen varias funciones, entre ellas el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios femeninos (desarrollo de mamas, menstruación, etc). Cuando estos niveles de estrógenos disminuyen, por ejemplo con la llegada de la menopausia, el tejido de la vagina se vuelve un poquito más delgado y puede causar sequedad o inflamación. 

Además de las causas naturales de la disminución de estrógenos, como la ya mencionada menopausia, existe la posibilidad de que tengamos una reducción de estrógenos en sangre debido a una extirpación quirúrgica de ovarios (recordemos que son los principales secretores de estrógenos) o situaciones prolongados de estrés entre otros. 

Una vez comprobado que los estrógenos tienen una fuerte influencia en la lubricación de nuestra vagina, debemos saber que existen otros factores que pueden desencadenar una situación de sequedad. 
En ocasiones, el uso muy continuado de ciertos jabones o geles en los genitales puede causar cierta sequedad, al igual que un lavado masivo de dicha zona. 

Por otro lado, los preservativos pueden causar sequedad vaginal en algunos momentos. 
Desarrollemos un poco más este punto. 
La sequedad vaginal puede ser una dificultad continuada, como ya hemos visto anteriormente o puede ser algo puntual que experimentemos en ciertos momentos. 
Los preservativos, aunque tienen cosas muy positivas, en ocasiones pueden jugarnos una mala pasada en cuanto a nuestra lubricación. No obstante recomendamos su uso frente a la protección de infecciones de transmisión genital por ser, a día de hoy, el único método más fiable y con mejores resultados en estos casos. 
Dicho esto, como ya hemos anunciado, los preservativos pueden causar cierta sequedad al roce con la vagina. Puede ser que la vagina no esté bien lubricada desde el inicio de la penetración o que debido a un tiempo prolongado de penetración notemos roces y/o inflamación. 

Es importante no tener prisa en llevar a cabo una penetración y darle el tiempo necesario a la vagina para que ésta lubrique lo suficiente y así disminuyamos la probabilidad de molestias físicas por este motivo.

Debemos saber que la sequedad vaginal no sólo aparece en las relaciones eróticas coitales. La sequedad vaginal debida a factores hormonales, medicación u otro tipo de causas puede producir sintomatología en cualquier momento del día. 

¿Qué hago ante la sequedad vaginal?

Como ya hemos comentado, no tiene la mismas consecuencias ni posiblemente las mismas causas, aquella sequedad situacional y concreta que aquella que se experimenta durante mucho tiempo y casi en cualquier situación, pero existen algunas claves que pueden ayudarnos a mejorar dicha sequedad. 
Lo primero que debemos hacer si notamos molestias en nuestros genitales, en este caso en la vagina y/o en la vulva, es acudir al especialista en medicina para que haga una valoración y nos diga qué nos ocurre.
Una vez hecha la aclaración, pasamos a hacer una valoración general de algunos “tratamientos” e ideas que podemos tener en cuenta frente a la sequedad vaginal.


Hidratantes Vaginales (1)
Las hidratantes vaginales sirven para aliviar la sequedad vaginal ya que producen ciertos cambios en los fluidos del revestimiento interno de la vagina pudiendo mejorar el Ph vaginal. Pueden aliviar las molestias causadas por la sequedad y nos ayudan a tener la vagina hidratada. 

Lubricantes Vaginales
Generalmente los lubricantes suelen indicarse para el momento de la relación erótica y sobre todo, cuando va a haber penetración. Suelen reducir la irritación de la zona vaginal debida a la fricción. Los lubricantes están diseñados para no dañar el látex de los preservativos por ello, es bueno siempre utilizar productos adecuados y que estén testados dermatológica y ginecológicamente. 
No debemos utilizar productos como vaselinas o aceites que no estén indicados ya que pueden provocarnos infecciones y dañar la salud de nuestra vagina. 

En muchas ocasiones, se recomienda el uso combinado de hidratantes y lubricantes; la hidratante semanalmente y el lubricante en las relaciones coitales y con penetración. 

*Recordemos la importancia de acudir al especialista para comentar nuestro problema y hablar con él o ella de las posibles soluciones.


Ampliación de conductas eróticas
Como el lector podrá observar, hemos querido introducir este apartado; “ampliación de conductas eróticas” como un apartado más en las indicaciones a tener en cuenta frente a la sequedad vaginal. 
Y es que en muchas ocasiones, sobre todo en aquellos casos de sequedad más puntuales y que se observan en las relaciones coitales, cambiando ciertas conductas podemos obtener buenos resultados. 
Puede sucedernos que debido a la sequedad vaginal nuestras relaciones eróticas se vean afectadas. Podemos llegar a pensar que mientras dure esa sequedad y las molestias no disminuyan no podremos tener relaciones eróticas ni disfrutar de nuestro cuerpo y/o nuestra pareja. 
Por ello hemos querido introducir este apartado con la idea de ampliar esa idea de erótica y dejar claro una vez más, que los genitales no son el único centro de nuestro disfrute y placer.
Ya comentamos en el artículo “El coito y sus ingredientes. Ampliando el modelo erótico” que será importante entender que todo nuestro cuerpo esta preparado para el placer y que el coito, la penetración y los genitales no tienen porqué ser siempre el centro de nuestra erótica. 


En situaciones de sequedad vaginal es recomendable aprender a restarle tanta importancia a la penetración y ampliar el modelo a otras conductas y situaciones que pueden ser igualmente placenteras y agradables.





  (1) Las hidratantes vaginales tiene un uso indicado de 2-3 veces por semana pero es importante acudir siempre al especialista para que nos prescriba el tratamiento más adecuado y nos indique cuándo y cómo debemos usarlo.

(2) Existen otros tratamientos para la sequedad vaginal que pueden valorarse según el origen de dicha sequedad, como preparados de estrógenos locales pero no se mencionan en este artículo por ser generalmente, tratamientos más específicos.



Si tienes dudas o necesitas asesoramiento sexológico profesional, 
¡Podemos ayudarte!

Telf: +34 717 702 902
Email: info@anses.es